Renuncié y no me he muerto de hambre

  Renuncié a mi trabajo y no me he convertido en un monstruo como Gregorio Samsa, estoy bien. De hecho, nunca me había sentido con tanta energía creativa y me parece que eso es bueno. Creo que la mayor parte de eso que llamamos presión social puede resumirse en una pregunta cotidiana: “¿En qué trabajás?, ¿Para Leer másRenuncié y no me he muerto de hambre[…]

Share
Share
error: Content is protected !!